viernes, 10 de febrero de 2012

Misterios de Ikea: la mesa Göran


Sabéis quienes me seguís que soy ikeadicta, que soy una gran defensora de la marca y que en mi casa tengo muchas piezas de los suecos. Pero hay veces que Ikea me desconcierta. Son los misterios de Ikea. Alfombras que salen como novedad, pasado un mes vas a comprarla porque te has enamorado desde que la has visto y te dicen que han dejado de traerla a tu tienda, pero dos años después sigue vendiéndose en todas las demás. Cómodas que descatalogan en un solo color (el que tú necesitas), te buscas la vida para buscar otro mueble para ese hueco, y años después vuelven a ponerlo a la venta como novedad. Y bueno, ya sabemos cómo va el tema de las descatalogaciones repentinas, que de repente te quedas colgada con media habitación montada... (sí, los ejemplos son reales, me han pasado)

Otro caso misterioso es el de esta mesa, la mesa Göran.

Es una mesa con muchísimas posibilidades, porque plegada puede meterse bajo una cama, detrás de una puerta o simplemente apoyada en la pared como veremos ahora, y abierta puede servir de escritorio, mesa de comedor, mesa auxiliar e incluso mesa de trabajo. De conglomerado de abedul, su precio, estupendo: 29,99 € (raruno, por cierto, que aquí solemos ser más de 29,95 €)

La vi hace unos meses anunciada como novedad y con hack (tuneo) incluido. Esperé a que llegara el nuevo catálogo y las novedades en septiembre y no la vi por ningún lado, pero pasados unos meses, de repente un día busco en la web y... ¡tachán!, ¡la mesa Göran! Pero como la alegría dura poco en la casa del pobre que dice mi madre, voy a disponibilidad y oh, sorpresa, ¡no la venden en ningún Ikea de España!

Si alguien sabe cómo funcionan estas cosas, si alguien ha trabajado en Ikea y controla de esto, que nos cuente cómo va porque yo estoy intrigadísima. Estoy pensando en llamar a Friker.






jueves, 9 de febrero de 2012

Slow wood, la elegancia de la madera natural.


Dentro del movimiento slow, que aboga por llevar una vida más tranquila, en la que disfrutar más de las cosas sin dejarse llevar únicamente por las prisas y la monotonía, y en la que se defiende estar más cerca de la naturaleza, hay vida más allá de la slow food, las slow cities, el slow work o slow schooling. ¡Existe la SLOW WOOD! La traducción sería algo así como madera lenta, madera tranquila, madera natural... ¡El mundo slow ha llegado a la deco!

Cuando he descubierto esta firma he querido saber más de su filosofía, y esta es crear piezas atemporales, muebles de calidad en los que la elegancia la da la misma materia prima. Son, además, muebles que tienen poco impacto en el planeta, porque los acabados de la madera son naturales y las pinturas que se utilizan para dar color a las patas (de hierro para conseguir un look más industrial) son minerales y ecológicas (según el tono, tardan hasta una semana en secar, y hay 10 tonos distintos)

Esta es la colección Mun, con maderas de fresno y roble tratadas con aceites naturales o blancos, efecto tiza o lacadas.

Me gusta su rollo nórdico y esa mezcla entre lo clásico y lo moderno. Me pediría el escritorio, pero con las patas azules... ¡aunque la mesa de madera entera (en la foto anterior) también me tienta mucho!

¿Os gusta este tipo de muebles? ¿Conocíais el movimiento slow y que este había llegado a la decoración?










miércoles, 8 de febrero de 2012

martes, 7 de febrero de 2012

¿La cocina en el salón... o un salón en la cocina?


A simple vista que la cocina esté metida en el salón o comunicada con este no es algo que no hayamos visto antes, pero lo excepcional en este caso es que parece que más que una cocina metida en un salón hay un salón metido en la cocina. Lo más curioso es que la alfombra persa, la elegante mesa de madera, las sillas Ghost, la lámpara de mesa o el jarrón no desentonan con la cafetera, los libros de cocina o el frutero más normal.

































Estéticamente me parece preciosa pero no la veo muy práctica, ¡creo que no sería capaz de freir unas patatas con semejante alfombra junto a la vitro!

Vamos a pensar que esta cocina es sólo para enseñar y no para usar... en ese caso, ¿os gusta la combinación?



Vía: Alvhem.

lunes, 6 de febrero de 2012

La casa de Frida, la casa cambiante: recibidor


Existe en Alemania una casa cambiante, una casa que es como un escaparate donde los complementos cambian de sitio, cambian de función, se modifican según la estación, la temporada, si se celebra la Pascua o la Navidad. Es de todo menos aburrida, y además es grande, espaciosa, bonita, con una distribución original, con muchos detalles especiales y con una familia feliz habitándola.

Es la casa de Frida, y tiene tantos rincones que merecen la pena que si quisiera enseñarla entera en un post necesitaría varias páginas seguidas. Empecemos, pues, por el principio, y abramos boca con la entrada, con el recibidor.


El espejo de madera con efecto blanqueado es el único elemento que ha perdurado con el paso del tiempo, los demás elementos han ido modificándose, en mi opinión, para mejor.

En sus orígenes, con dos estantes Lack de Ikea negros y alfombra negra y blanca (con pinta de mullidita, ¡qué gozada!)























Añadiendo un tablón blanco de menores dimensiones a la estantería superior para suavizar el efecto:






















Cambio de tercio, ahora el blanco es el predominante en la decoración:






















Primer cambio importante: alfombra de colores (¡esta también me encanta!) Se ve que las estanterías oscuras no convencían a Frida, porque la superior está ahora forrada de vichy rojo. En los adornos también vemos más color:











































Aquí está el cambio definitivo y lleno de ingenio, un hack de Ikea en toda regla. ¿Sabéis cómo se ha hecho el mueble del recibidor? ¡Son tres mesillas Malm pintadas y colocadas una junto a otra! Aquí con detalles más coloristas...























































..aquí en blanco y negro... ¡y vuelta a cambiar de alfombra! (está también es mullidita, supongo que cambiará según la estación)...




































..¡otro cambio de alfombra! Y ahora pongo un taburete, ahora pongo un cojín, luego cambio el jarrón...













 








































..y para finalizar, con un toque navideño:























 Y a vosotros, ¿os gusta hacer cambios en casa?

¿Os ha gustado el recibidor de Frida?


Vía: SO LEB´ ICH (_frida_)


Pd: más de dos horas para preparar esta entrada (¡si es que cuando blogger se pone tonto, se pone muy tonto!)
Related Posts with Thumbnails